BOLETÍN No. 3

PROCESOS DE IMPRESIÓN

¿QUÉ ES LA SUBLIMACIÓN?

La sublimación es el proceso mediante el cual se transfiere una impresión  hecha sobre un papel especial llamado Transferencia en un objeto o artículo de polyester o con un recubrimiento de polyester o polímero especial elaborado para tal fin. El proceso de transferencia ocurre al aplicar altas temperaturas sobre el papel de transferencia, el cual debe estar en contacto con la superficie del objeto a sublimar.  El calor necesario para el proceso normalmente se aplica con una prensa o plancha térmica.

La impresión del diseño sobre el sustrato de transferencia se realiza utilizando unas tintas especiales en impresoras inkjet o láser. El calor aplicado a la tinta de la impresión que se ha hecho en el papel la sublima (es decir la transforma en un gas), el cual penetra la superficie del polímero. Por este motivo, se puede decir que es un proceso de penetración. La alta temperatura aplicada abre los poros del polímero, de tal manera que la tinta en estado gaseoso penetra a través de la capa de la superficie. Segundos después, cuando la superficie se comienza a enfriar, el gas revierte a un sólido y los poros del material se cierran atrapando la tinta de la imagen que se ha formado. Esta es la razón por la cual, cuando se pasa la mano por la superficie sublimada, no se siente la textura de la impresión.

Hay que tener presente que, para que el proceso de sublimación se lleve a cabo de manera adecuada es necesario aplicar presión de manera uniforme entre la superficie a imprimir  y el papel de transferencia, por este motivo las prensas térmicas deben tener la forma del objeto a sublimar, por ejemplo, la curvatura de un mug o la superficie plana de una placa, lo que puede llegar a restringir el tipo de objetos que se pueden marcar con este proceso. Otra restricción adicional es el color del material o sustrato a rotular. Debido a que es un proceso de absorción de tinta, es necesario que la superficie sea blanca o a lo sumo plateada o color oro, ya que cualquier otro color de sustrato cambia la tonalidad del color sublimado.

Este proceso de producción sirve para rotular objetos como mugs, platos, vasos, camisetas, láminas metálicas, cerámicas, telas varias, globos, bolsos y cualquier otro objeto de polyester o que venga recubierto de este material.

Anuncios

BOLETÍN No. 2

PROCESOS DE IMPRESIÓN

¿QUÉ ES LA TAMPOGRAFÍA?

La tampografía es un proceso de reproducción que consiste en una placa metálica o plástica, revestida de una emulsión fotosensible donde se graba la imagen por un proceso químico, formando un huecograbado, esta placa cuando se ubica en la máquina es cubierta de tinta y barrida por una cuchilla, posteriormente un tampón de silicona presiona sobre el grabado de la placa recogiendo la tinta del huecograbado y transportándola sobre la pieza que será impresa por contacto. Este sistema es utilizado para el marcaje de piezas industriales y de publicidad.

Las características particulares de la tinta tampográfica son las que permiten que esta sea atrapada desde la zona de la imagen grabada y sea liberada sobre el sustrato que se está imprimiendo.

Las propiedades únicas de la almohadilla de silicona (resistencia, forma, flexibilidad) son las que facilitan que pueda recoger la imagen desde una superficie plana (clisé huecograbado) y su transferencia a una gran variedad de superficies (es decir, planas, cilíndricas, esféricas, ángulos compuestos, texturas, superficies cóncavas, convexas).

Gracias a lo anterior, por tampografía se pueden marcar objetos de materiales como plásticos, metales, madera, cuero, papel, vidrio, cerámica; aunque para ello es necesario utilizar diversas clases de tintas y aditivos, así como también, procesos adicionales como el horneado. Gracias a este proceso es posible rotular bolígrafos, llaveros, gafas, cascos, mugs, vasos, desechables, pelotas, termos y casi cualquier objeto existente.