BOLETÍN No. 2

PROCESOS DE IMPRESIÓN

¿QUÉ ES LA TAMPOGRAFÍA?

La tampografía es un proceso de reproducción que consiste en una placa metálica o plástica, revestida de una emulsión fotosensible donde se graba la imagen por un proceso químico, formando un huecograbado, esta placa cuando se ubica en la máquina es cubierta de tinta y barrida por una cuchilla, posteriormente un tampón de silicona presiona sobre el grabado de la placa recogiendo la tinta del huecograbado y transportándola sobre la pieza que será impresa por contacto. Este sistema es utilizado para el marcaje de piezas industriales y de publicidad.

Las características particulares de la tinta tampográfica son las que permiten que esta sea atrapada desde la zona de la imagen grabada y sea liberada sobre el sustrato que se está imprimiendo.

Las propiedades únicas de la almohadilla de silicona (resistencia, forma, flexibilidad) son las que facilitan que pueda recoger la imagen desde una superficie plana (clisé huecograbado) y su transferencia a una gran variedad de superficies (es decir, planas, cilíndricas, esféricas, ángulos compuestos, texturas, superficies cóncavas, convexas).

Gracias a lo anterior, por tampografía se pueden marcar objetos de materiales como plásticos, metales, madera, cuero, papel, vidrio, cerámica; aunque para ello es necesario utilizar diversas clases de tintas y aditivos, así como también, procesos adicionales como el horneado. Gracias a este proceso es posible rotular bolígrafos, llaveros, gafas, cascos, mugs, vasos, desechables, pelotas, termos y casi cualquier objeto existente.